23
abr
2012

Los antioxidantes

 

Hoy están muy de moda y continuamente nos dicen que es importante poner en nuestra dieta alimentos que sean ricos en antioxidantes, ya que son muy beneficiosos para la salud y nos protegen de numerosas enfermedades e incluso del envejecimiento, pero ¿realmente sabemos qué son los antioxidantes?

 

1. ¿Qué son los antioxidantes?

 

Son elementos presentes tanto en la dieta como en nuestro organismo, capaces de reducir el daño provocado por algunos productos de oxidación (radicales libres) en nuestro cuerpo.

Ante la presencia de estos radicales libres, el organismo tiende a neutralizarlos y a defenderse, con objeto de evitar la lesión de los tejidos, pero realmente el problema surge cuando la concentración de dichos radicales libres es muy elevada. Ya que una cantidad adecuada de estos incluso resulta beneficiosa porque lucha contra bacterias y virus, regula la estructura y función de las proteínas, etc.

Desde hace tiempo se sabe que las vitaminas C, E y el Beta Caroteno poseen propiedades antioxidantes. Del mismo modo, se sabe que los minerales selenio, zinc, manganeso y cobre cumplen una función importante, ayudando a activar el sistema de defensas contra los radicales libres de nuestro cuerpo.

Hoy en día, se ha descubierto que un buen número de alimentos, más concretamente los de origen vegetal poseen propiedades antioxidantes que en varios casos son aún más poderosas que las de las vitaminas anteriormente mencionadas.

Es importante señalar acerca de los antioxidantes que:

- ninguno tiene la capacidad de controlar los diversos tipos de radicales libres y productos de oxidación que se producen en el organismo. Algunos antioxidantes se encargan de un tipo de radical libre mientras que otros se encargan de otros.

- una vez llevada a cabo su labor protectora se convierte también en un radical libre. En ese momento varias cosas pueden suceder. Otro antioxidante puede venir en su auxilio y regenerarlo, también el antioxidante puede autodestruirse o en el peor de los casos puede reaccionar con alguna parte de la célula causando daños. Por esta razón muchos investigadores nos indican que no es saludable concentrarse en ingerir grandes cantidades de uno o dos antioxidantes sino que es importante ingerir una variedad de éstos.

 

2. ¿Qué son los radicales libres?

 

El radical libre es un átomo de oxígeno con 7 electrones (el átomo estable de oxígeno tiene 8 electrones y se vuelve inestable al perder un electrón). Al faltarle un electrón para ser estable, lo toma prestado de la membrana celular produciendo así otro radical libre más originando una reacción en cadena.

Dicha reacción en cadena es combatida por la acción de los antioxidantes, los cuales tienen la misión de neutralizar los átomos de oxígeno. Por lo tanto, los radicales libres son moléculas altamente reactivas, y se producen en la mayoría de las células corporales a través del propio metabolismo celular y también por la acción de agentes tóxicos. Así, podemos clasificarlos de dos tipos:

- Los internos: el stress, el ejercicio muy intenso, los propios del metabolismo.

- Los externos: seguir una mala dieta, el consumo de alcohol y tabaco, los medicamentos y la contaminación.

 

3. Tipos de antioxidantes

 

Los antioxidantes según su modo de acción se pueden clasificar en dos grupos:

- Exógenos: se incorporan con la dieta y se consumen una vez que interactúan con los radicales libres, por lo que deben ser reemplazados continuamente. A su vez, éstos se dividen en función de la zona donde actúan:

- Los que ejercen su acción a nivel de la membrana lipidica, aquí podemos incluir los carotenos, la vitamina E, los polifenoles y flavonoides, el ubiquinol 10 (reducido por la Q10).

- Los que actúan en medio acuoso: la vitamina C o ácido ascórbico.

- Los relacionados con metales pesados: ferritina, transferrina, lactoferrina y ceruloplasmina.

- Endógenos: enzimas (proteínas) que no se consumen al reaccionar con los radicales libres y son dependientes de sus cofactores, tales como el cobre, el hierro, el zinc, el magnesio y el selenio. Entre los antioxidantes endógenos se pueden mencionar las enzimas y coenzimas, superóxido dimutasa, catalasa, peroxidasas GSH y el ácido úrico.

 

4. Antioxidantes y prevención de enfermedades

 

Son numerosos los estudios científicos que indican la acción de los antioxidantes como factores que colaboran tanto en la prevención como en el alivio de enfermedades.

Entre las acciones más importantes podemos enumerar las siguientes:

- Prevención de enfermedades cardiovasculares: los radicales libres y su acción oxidante de las lipoproteínas, contribuyen a la aterogénesis. Tanto el colesterol como los fosfolípidos de estas lipoproteínas están protegidos de la oxidación por agentes antioxidantes como las vitaminas E, B, C y ubiquinona.

- Prevención del cáncer: la ingesta de agentes antioxidantes disminuiría el riesgo de adquirir diferentes tipos de cánceres. El principal agente protector en este sentido, sería el beta caroteno.

- Prevención de enfermedades de la vista: algunas estructuras oculares sufren de estrés oxidativo, por la exposición del ojo a radiaciones, humo de tabaco u otros agentes que provocan radicales libres. Las personas con concentraciones altas de vitamina E, C y beta caroteno, tienen un menor riesgo de padecer cataratas.

- Prevención de enfermedades neurológicas: la coenzima Q10 (ubiquinona) y el extracto de ginkgo biloba presentan una probada acción como protectores tanto neurológicos como cardiológico y celulares en general.

- Sobre el envejecimiento: muchos de los agentes antioxidantes participan a través de diferentes mecanismos revirtiendo o retardando los procesos de envejecimiento celular. Sin pasar por alto su acción indirecta en la prevención de diversas enfermedades asociadas con la edad (falta de memoria, deterioro celular, apoplejía), así como en el fortalecimiento del sistema inmune en general.

 

5. Antioxidantes y tratamiento de enfermedades

 

Los antioxidantes son de uso general en medicina para tratar varias formas de lesiones cerebrales. Los análogos de la superóxido dismutasa (tiopentato de sodio y el propofol) se utilizan para tratar daños por reperfusion y las lesiones cerebrales traumáticas.

La droga experimental NXY-059 y el ebselen son usados para tratar accidentes cerebro- vasculares, estos actúan previniendo el estrés oxidativo en neuronas y previenen la apoptosis así como el daño neurológico.

Actualmente, se investiga el uso de los antioxidantes en el tratamiento de enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer, el Parkinson y en la esclerosis lateral amiotrófica.

 

María del Carmen Moreu Burgos
Farmacéutia y Tecnóloga de los Alimentos. Diplomada en Nutrición

Extraído de:

http://www.pulevasalud.com

Publicado por:
Gloria de los Ángeles Espíndola
www.unmundodebrotes.com

 

Enlace permanente:

2 respuestas a Antioxidantes

  1. Mercedes dijo:

    ¡Hola Gloria!!!!
    Con gusto escribiendote y deseo hacerte una consulta.Pudieras decirme si es verdad que el polvo de acaí es un antioxidante,mucho mejor que cualquier otra fruta o verdura?.
    Mil gracias de antemano y esperando tus atentos comentarios a mi duda.
    Recibe un saludo y abrazo con todo mi afecto.
    Mercedes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>