16
oct
2012

Oxígeno:
El sexto andarivel
del Proceso Depurativo

Por Néstor Palmetti

Resulta tan evidente la carencia de oxígeno en los organismos crónicamente ensuciados, que hemos incluido este sexto andarivel del Proceso Depurativo, a fin que las personas prioricen la reversión del habitual y peligroso cuadro de anaerobia interna. Este factor causal de la mayoría de los problemas de salud, pasa generalmente inadvertido por la ortodoxia médica. De allí la importancia de comprender la función del oxígeno, los inconvenientes que genera su carencia y las herramientas disponibles para revertir el problema.

Con justa razón se le atribuye tanta importancia al agua y a la hidratación, dado su rol clave en la constitución y en el funcionamiento orgánico. Pero mientras se toma consciencia que dos terceras partes de nuestro organismo están constituidas por agua, no parece otorgársele la misma trascendencia al hecho que el oxígeno es el elemento que compone el 65% de nuestra estructura física. Por el contrario, tanto se habla y se manipula acerca de la necesidad de calcio, cuando este mineral forma apenas el 1,38% del organismo.

Quien se adentra un poco en la función orgánica y celular, comprende que todo gira en torno al oxígeno, el elemento más abundante en la corteza terrestre: un 20,9% del aire (en volumen) es oxígeno. Es el elemento esencial en los procesos de respiración de la mayor parte de las células vivas y en los procesos de combustión. Es uno de los elementos más importantes de la química orgánica, indispensable en el ciclo energético de los seres vivos, y esencial en la respiración celular de los organismos aeróbicos, como los seres humanos.

El oxígeno respirado por los organismos aerobios (liberado por las plantas mediante la fotosíntesis), participa en la conversión de nutrientes en energía (el oxígeno es usado durante la oxidación de la glucosa) y es imprescindible para la vida. Todas las células del cuerpo humano precisan del oxígeno para poder vivir, pues interactúa con elementos químicos, nutrientes, vitaminas y minerales para que el organismo obtenga adecuados niveles de energía. Pero el cuerpo no puede almacenar oxígeno, por lo tanto, es necesario abastecer las células con un suministro regular de oxígeno.

De allí la importancia de una adecuada respiración, aunque veremos luego que esto no es todo. Cada inhalación contiene normalmente 21% de oxígeno; de esta cantidad el organismo utiliza una cuarta parte para generar energía y el sobrante (16%) es expulsado en cada exhalación. El oxígeno que es inhalado hacia los alvéolos, es recogido por la sangre alrededor de estos sacos de aire, transportándolo de regreso al corazón y a todo el cuerpo. A medida que el oxígeno es absorbido por la sangre, el dióxido de carbono es eliminado como producto de desecho, regresando a los pulmones y siendo exhalado fuera del cuerpo.

Una buena oxigenación no solamente permite mantenernos vivos, sino que, promueve la salud en general. Es sabido que el organismo puede trabajar con algunas carencias; el ser humano puede resistir sin alimento varias semanas, sin agua, varios días, pero solamente puede sobrevivir unos minutos sin oxígeno. Al no recibir la cantidad adecuada de oxígeno, las células comienzan un deterioro importante, y de no recibir oxígeno mueren definitivamente, sin la posibilidad de regeneración.

Uno de los síntomas más comunes de falta de oxigenación, es sentirse desganado, mareado o con la necesidad de bostezar constantemente. Esta simple falta de oxígeno en el organismo, provoca pérdida de concentración, problemas de aprendizaje y malestar en general. Es sencillo comprobar cómo esos síntomas remiten tras una caminata en un entorno arbolado. Normalmente el corazón humano bombea un promedio de 70 veces por minuto. Los pulmones respiran aproximadamente 14 veces por minuto.

El sistema respiratorio es también sensible a los niveles de acidez corporal, influyendo sobre las funciones cerebrales, que a su vez controlan la respiración. La falta de oxígeno puede resultar en muerte clínica y eventualmente en muerte biológica. También existe una relación entre la cantidad de oxígeno que maneja el organismo y el metabolismo del sistema digestivo. Más oxígeno tenga disponible el organismo, mejor funcionará el proceso digestivo. Además del aire, también recibimos oxígeno en nuestra cadena alimentaria a través de los vegetales frescos y crudos.

RESPIRACION Y OXIDACION

Todos los procesos de la vida están relacionados a procesos de oxidación y reducción. Cada célula de nuestro cuerpo depende de la sangre para su provisión de oxígeno. La cantidad de oxígeno en la sangre que circula por las arterias, determina la vitalidad y la salud celular, condiciones que dependen del aporte de oxígeno a través del fluido sanguíneo. Si la respiración es defectuosa, no se oxigena bien la sangre. Por otra parte, el proceso respiratorio también estimula los procesos eléctricos de cada una de las células. En ese sentido, puede decirse que el verdadero órgano de la respiración no es otro que… ¡la sangre! Y los pulmones no pasan de ser el lugar donde ésta se lleva a cabo.

El aporte de oxígeno es sólo un aspecto de la función respiratoria, que comprende también la expulsión del anhídrido carbónico. Las células no disponen de ningún otro medio para desembarazarse de los restos que producen, fuera de arrojarlos a la sangre; dicha purificación tiene lugar especialmente en los pulmones. Además, en pulmones mal ventilados, innumerables gérmenes (anaeróbicos) pueden desarrollarse en la oscuridad tibia y húmeda que les resulta favorable. El bacilo de Koch, por ejemplo, no resiste la presencia del oxígeno. La respiración correcta, al asegurar la ventilación completa de los pulmones, inmuniza contra la tuberculosis. Ya en 1783 el Dr. Caillens descubrió el usó de oxígeno para contrarrestar los efectos de la entonces llamada tisis pulmonar.

La buena respiración también activa el sistema linfático, componente clave de nuestro organismo por ser vía de eliminación de las toxinas y parte esencial de nuestro sistema inmunológico. Todas las células están rodeadas de líquido extracelular y linfa. Pero mientras la sangre es bombeada por el corazón, la linfa (también llamada “sangre blanca”) sólo es impulsada por la actividad muscular y por la respiración. O sea que aquí también dependemos del movimiento y la actividad física.

El doctor Otto Warburg, premio Nobel en 1931 y director del Instituto Max Planck de Fisiología Celular, investigó los efectos del oxígeno sobre las células. Y logró transformar células sanas en cancerosas con solo reducir la cantidad de oxígeno que recibían las mismas. Esto explica en cierto modo, el hecho que uno de cada tres norteamericanos contraiga cáncer, mientras que entre los deportistas estadounidenses, esa proporción es de uno cada siete.

Otro aspecto importante al analizar la cuestión de la oxigenación orgánica, tiene que ver con las numerosas y omnipresentes parasitosis internas. Si bien la cuestión es abordada aparte, es clave comprender que la mayoría de nuestros “huéspedes animados” son seres anaeróbicos, o sea que en su metabolismo no utilizan oxígeno, elemento que les resulta tóxico. En este sentido, es claro que tanta parasitosis interna es fisiológicamente desarrollada por ambientes carentes de oxígeno.

El ambiente contaminado de las grandes ciudades conspira contra el adecuado nivel de oxígeno orgánico proveniente de la respiración. Frente al natural 20% de oxígeno atmosférico, en aéreas polucionadas se llega a la mitad de dicha concentración. A esto se suma la presencia de tóxicos ambientales, el malsano hábito del cigarrillo y la obligada aspiración pasiva del humo de los fumadores. Entonces, por una cuestión de preservación instintiva (absorber menos contaminantes), la respiración se nos hace más lenta y superficial. Y ni hablar de la contribución negativa que en materia de baja oxigenación, nos aporta el moderno estilo de vida sedentario.

A todo ello se suma la reducción de oxígeno en las aguas potabilizadas (el cloro elimina oxígeno) y entubadas (no tienen contacto con el aire). Pero lo más importante es la dramática disminución del oxígeno alimentario, a causa del moderno consumo masificado de alimentos cocinados y procesados. La cocción reduce el natural contenido de oxígeno de los alimentos crudos. Por su parte, la necesidad de conservación en la industria, estimula el uso de procesamientos que incrementan la deficiencia de oxígeno en los alimentos. Otro detalle no menor es el moderno consumo cotidiano de antibióticos (fármacos, alimentos, aguas de consumo) que hace estragos en las bacterias aeróbicas (productoras de oxígeno) de la flora intestinal.

En general, el moderno estilo de vida tóxico (alimentación basura, contaminación ambiental) conspira también contra el adecuado nivel de oxígeno plasmático. Las células sanguíneas, cuya función principal es el transporte de oxígeno en el cuerpo, se convierten obligadamente en un sistema de eliminación de residuos tóxicos, ineficiente por cierto. Esto termina configurando el ya denunciado cuadro de ensuciamiento corporal crónico, donde es fácil advertir que conviven la anaerobia, la acidosis y el bajo nivel vibracional. De allí la necesidad de abordar el Paquete Depurativo, perfectamente complementado con prácticas y recursos oxigenantes.

Del libro: “El Proceso Depurativo”
Autor: Néstor Palmetti

Extraído de:
http://espaciodepurativo.com.ar/depuracion_corporal/oxigeno_rol.php

Publicado por:
Gloria de los Ángeles Espíndola
www.unmundodebrotes.com

 

Enlace permanente:

6 respuestas a Oxígeno: Su rol

  1. miyedai dijo:

    Estimada Gloria, yo me inscribi a tu portal para recibir tus interesantisimas informaciones, pero no las he recibido, quisiera saber que puedo hacer para verme beneficiada con sus envios. Cariñosos saludos, Miyedai

  2. SILVANA dijo:

    HOLA ESTOY INCURSIONANDO SOBRE ALIMENTACIÓN VEGANA, MI DUDA ES COMO HACER PARA QUE NO FALTE LA VITAMINA B12, PARA NO ESTAR ANÉMICA, CUALES SON LOS ALIMENTOS QUE SE DEBEN CONSUMIR. GRACIAS. TODOS TUS APORTES HAN SIDO PARA MÍ MUY INSTRUCTIVOS.
    GRISELDA CAP. FED.

    • ¡Hola, Griselda!
      Si tu cuerpo está depurado, si tu alimentación es fisiológica y variada, no te puede faltar vitamina B12 (es lo que aprendí con Palmetti, pese a que hay otras personas que dicen que hay que tomar suplementos). Palmetti insiste en la depuración corporal, justamente porque el tema de la B12 se plantea cuando hay demasiada toxicidad en el organismo por la proliferación de parásitos, el colapso del hígado, la permeabilidad de la mucosa intestinal producida por la ingesta de alimentos no fisiológicos como harinas, refinados, edulcorantes, lácteos, etc.
      ¿Leíste lo que dice Palmetti, sobre la B 12
      ¡Abrazos!
      Gloria

      • GRISELDA dijo:

        HOLA GLORIA GRACIAS POR TU RESPUESTA,TODO ES MUY ÚTIL,PODRÍAS DECIRME DONDE HAY ALGÚN TALLER DE ALIMENTACIÓN VEGANA, EN CAPITAL O PROVINCIA.LEÍ DE UNO EN LA PROVINCIA DE RÍO NEGRO MUY LEJOS.PORQUE ME DOY CUENTA QUE NECESITO ORGANIZARME EN ÉSTO DE LA COMIDA Y NO SE COMO. GRACIAS
        GRISELDA

      • ¡Hola, Griselda!
        Siempre hay talleres de alimentación viva, tanto en Capital como en el interior del país. En cualquier momento voy a brindar ese servicio. Por ahora, vas a tener que seguir preguntando o buscando en Google.Generalmente, cada taller se promociona por internet.
        ¡Abrazos!
        Gloria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>