Archivo de la etiqueta: paz

10
may
2013

El cambio hacia el vegetarianismo

Por Dr. Gabriel Cousens

vegatales-frescosCuando se les pregunta acerca de pasarse al vegetarianismo, algunas personas responden: “¿Por qué preocuparse? A mí me gusta mi bife al carbón. Todo este asunto de hacerse vegetariano me hace sentir culpable. ¿Por qué no lo ignoramos simplemente?” Desafortunadamente, en este caso, la ignorancia no es dicha. Ignorar los efectos perjudiciales de la dieta no es nada menos que un camino acelerado hacia la degeneración física, el dolor, el sufrimiento y la desarmonía con uno mismo y con la naturaleza. Esto es especialmente cierto si observamos el estado actual del mundo. Una dieta vegetariana ayuda a sintonizarse con el cambio evolucionario mundial que se está produciendo en dirección a la paz y a la armonía para toda la creación. La información y las ideas que he estado compartiendo acerca del vegetarianismo no tienen la intención de hacer culpable a nadie, sino que están destinadas a educar de manera que uno pueda empezar a hacer elecciones inteligentes e informadas para la vida, la salud y la felicidad de uno mismo. La culpa proviene de saber qué es lo más apropiado para el bienestar de uno mismo y de elegir no seguir los dictados de la consciencia. La culpa es la creación propia de cada uno derivada de la resistencia al cambio. La misma proviene de no ser capaz de abandonar viejos hábitos y adicciones que uno intuitivamente sabe que no sirven para el bienestar esencial de uno mismo y del planeta.
Sigue leyendo

2 comentarios
24
oct
2011


El árbol de los problemas

El carpintero que había contratado para que me ayudara a reparar una vieja granja acababa de finalizar su primer día de trabajo. Su cortadora eléctrica se había dañado, haciéndole perder una hora de trabajo, y su viejo camión se negaba a arrancar.

Mientras lo llevaba a su casa, permaneció en silencio. Cuando llegamos, me invitó a conocer a su familia. Mientras nos dirigíamos a la puerta, se detuvo brevemente frente a un pequeño árbol y tocó las puntas de las ramas con ambas manos.

Cuando se abrió la puerta, ocurrió una sorprendente transformación: Su bronceada cara estaba plena de sonrisas. Abrazó a sus dos pequeños hijos y le dio un beso entusiasta a su esposa.

Sigue leyendo

4 comentarios